LA CLAVE DEL PIN PARENTAL

El (mal) llamado “pin parental” es la medida acordada desde el jueves 16 de enero entre PP, Ciudadanos y Vox en la comunidad de Murcia. Consiste en una solicitud de veto que los progenitores podrán imponer en los colegios e institutos a cursos, asignaturas, actividades y demás propuestas formativas obligatorias sobre igualdad o educación sexual. El partido de extrema derecha ha utilizado la implantación de esta disposición a cambio de la aprobación de los presupuestos para el año 2020 en la comunidad.

El veto parental ha sido una de las propuestas que ha abanderado la formación de Santiago Abascal desde la campaña electoral del pasado abril. El jueves 16 el gobierno de Murcia ha aprobado la implantación de lo que han llamado “pin parental”, pero esta no es la primera intentona de la formación neo conservadora. Ya en agosto de 2019, la Consejería de Educación de la Región de Murcia ordenó a los centros educativos exigir el consentimiento de las familias para actividades complementarias en los centros educativos. Ahora, se ha implantado para actividades obligatorias, pero incluso ante las dudas de su legalidad, la Comunidad de Murcia no descarta ampliarlo también para las que sean complementarias.

Si a alguien le parece que ya ha escuchado el nombre con el que han bautizado a este veto, es porque proviene de la contraseña numérica que los padres configuran en los televisores, para evitar que los menores de edad accedan a contenidos que no consideran adecuados para la edad de sus hijos. Ahora, ese bloqueo se quiere implantar a la educación, contra el “adoctrinamiento” que aseguran que tiene lugar en forma de materias que educan en “ideología de género”, que es como se refieren a la lucha por la igualdad y los derechos LGTBI.

El pasado 17 de enero, el Ministerio de Educación ha anunciado que recurrirá la implantación del “pin parental”, aludiendo que va contra el artículo primero de la aún vigente LOMCE. Isabel Celáa, ministra de educación, ha dado un plazo de un mes para que el ejecutivo murciano de marcha atrás. La representante de la cartera de educación asegura que las propuestas formativas a las que alude la solicitud ideada por Vox “son actividades que aprueba el centro y los docentes en el consejo escolar, del que forman parte las familias”. Por tanto, los padres ya se encuentran informados previamente de los programas formativos de los centros educativos. Y añade: “No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres”.

Por desgracia para Celáa, el uso del verbo “pertenecer” provocó una serie de reacciones en las derechas. Un ejemplo es el tweet de Cayetana Álvarez de Toledo en el que dice: “La tierra pertenece al viento y nuestros hijos a Sánchez”.

También Pablo Casado ha reaccionado a estas palabras de la ministra en su cuenta de Twitter, en la que publica “Mis hijos son míos y no del Estado” … “Saquen sus manos de nuestras familias”. Además, en un acto en Murcia llamado “Gobiernos por la libertad”, el líder del PP se ha preguntado si los niños delatarán a sus padres a las autoridades cuando no sean “buenos revolucionarios como pasa, a día de hoy, en Cuba”.

En una entrevista que ha concedido a un programa de Antena 3 este lunes 20, ha matizado que, como progenitor, no posees a tu hijo “pero tienes toda la responsabilidad de lo que le pase”.

Según Casado, la polémica por el “pin parental” no es más que una cortina de humo por la propuesta de nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado.

Así pues, el PP ha defendido la medida, ya que consideran que existe adoctrinamiento en los centros educativos.

Teodoro García Egea, secretario general de los populares, se ha mostrado sorprendido al ver que “el PSOE se da cuenta ahora” de la existencia de esta medida y ha añadido que “esa autorización lleva funcionando en Murcia desde hace ocho meses”.

Mientras tanto en Ciudadanos no parecen ponerse de acuerdo. En un principio aseguraban que no darían su apoyo a la propuesta, contando con el respaldo de la cúpula nacional del partido. Pero tan sólo 24 horas después de esta negación, Ciudadanos firma junto al PP y Vox la implantación de este veto parental para sacar adelante las cuentas de la región. Ahora, en cambio, el partido naranja niega la existencia de ese intercambio de favores.

Juan José Molina, portavoz de Cs en Murcia, siembra la semilla de la duda declarando que la medida que ya han firmado “podría ser ilegal”. Por su parte Ana Martínez Vidal, portavoz del partido, también ha asegurado que su partido ha actuado como una especie de dique de contención contra el partido de ultraderecha y que Vox no está marcando la agenda en la comunidad.

Respecto a la legalidad de este veto parental podemos remitirnos a una sentencia sobre la asignatura Educación para la ciudadanía, dictada por el Tribunal Supremo el 11 de febrero de 2009, muy oportuna para este momento.

En ella se dice que el Estado tiene la potestad y el deber de impartir valores democráticos. También se dice que el derecho a la libertad religiosa no es incompatible con una enseñanza del pluralismo que transmita la realidad social.

Según el TS, “la enseñanza se debe limitar a exponer e informar sobre ellos con neutralidad, sin ningún adoctrinamiento”

Adoctrinamiento, he ahí la palabra clave. Vox y PP afirman que existe en las aulas, porque se enseñan materias relacionadas con la sexualidad, entre otras cosas que consideran polémicas e inadecuadas.

El conocido como “pin parental” es una objeción de conciencia aplicada a la educación. Pero según la sentencia, reconocer un derecho a la objeción de conciencia, equivaldría a que la eficacia de las normas jurídicas dependiera de su conformidad con cada conciencia individual, lo que certifica como imposible ya que supondría socavar los fundamentos del estado democrático.

Una pregunta que surge a raíz de todo esto es si ocurrirá lo mismo que ha sucedido en Murcia en otras comunidades autónomas. Las comunidades de Madrid y Andalucía tienen un gobierno similar al de Murcia, con pactos entre los tres partidos de la derecha y en ambas se ha puesto sobre la mesa la misma condición para aprobar los presupuestos.

En Madrid, la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs) niega la implantación de este polémico veto parental. También Ignacio Aguado ha cerrado la puerta a la propuesta alegando que “no está en la agenda”. En cambio, el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio (PP) ha declarado que “están abiertos a mejorar las cosas” si finalmente la medida es considerada legal.

En el PP de Andalucía, Egea ha defendido la propuesta, al igual que el portavoz y consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP) que opina que “es una buena idea”. De manera semejante a lo que ha sucedido en Madrid, Ciudadanos contradice al PP en este tema. El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (Cs), niega la negociación de esta medida.

En el momento de la redacción de este artículo, más de 100 organizaciones y más de 135.000 firmas en una petición de Change.org, dicen no a este veto parental.

Un comentario sobre “LA CLAVE DEL PIN PARENTAL

  1. Muy buen artículo. Utilizando la lógica: puedo vetar al colegio pero sigo llevando a mi hijo al colegio. 🤔 Y si considero que las matemáticas son “alienates”, las puedo vetar también? 🤦‍♂️YA ESTÁ BIEN DE METER LAS MANOS SUCIAS EN LA EDUCACIÓN!!! Quienes no crean en la escuela tienen la opción de educar a sus hijos en casa. La ley se lo permite. Adelante!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s