Las claves del auge de la ultraderecha en Europa

Los partidos de la extrema derecha han experimentado un apogeo, incluso llegando a varios gobiernos como el de Hungría o Austria. Desde los años noventa hasta hoy, las ideas populistas de la derecha radical han calado profundamente en muchas sociedades a lo largo de todo el mundo, llevando a un aumento en el terrorismo que defiende las consignas lanzadas desde esa ideología, como el reciente atentado en Hanau. Los expertos apuntan a que esto se debe a una reacción frente a los movimientos migratorios, también a los discursos feministas o como causa por las crisis tanto económicas como nacionalistas.

Representación de los partidos de ultraderecha en los parlamentos europeos

A finales de los años noventa los partidos de ultraderecha irrumpieron en los parlamentos europeos, con una fuerza inaudita desde la segunda gran guerra. De los 27 países que forman la Unión Europea 18 tienen representación de la derecha radical en sus parlamentos. Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En el siguiente mapa se observan la representación, según la cantidad de porcentaje de voto, de los partidos de ultra derecha en los parlamentos de cada país.

En Bélgica, en 1991 el partido radical de la derecha, Vlaams Blok pasa de tener 2 a 12 escaños en el Parlamento belga. Hoy en día Vlaams Block ha pasado a denominarse Vlaams Belang, después de que en 2004 se condenase al partido ultra de violar la ley antirracismo al proponer en sus programas electorales medidas como la separación escolar de los niños extranjeros. Vlaams Belang tiene el 11,95% de votos, convirtiéndose en el segundo partido más votado.

En 1999, en Austria, la formación cristiana conservadora, la OVP o el Partido democristiano, acuerda un Gobierno de coalición con el partido de ultraderecha FPO, Partido de la libertad de Austria. Recibe sanciones de la Unión Europea. Después de haber gobernado en coalición, en las elecciones de 2019 la FPO logró un 16% de los votos y se quedó fuera del gobierno. El partido critica sin pudor alguno al colectivo LGTBI haciendo uso de un mantra común entre los partidos de la extrema derecha del norte de Europa, que es considerar la Unión Europea un “lobby de los homosexuales”.

El Frente Nacional, ahora llamado Agrupación Nacional, llega a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas en 2002. Lo mismo sucedió en las últimas elecciones de 2017, Marine Le Pen, líder de Agrupación Nacional, llegó a disputarse con Emmanuel Macron el puesto de presidente de la República. La derechista radical obtuvo 33.90% de los votos.

Actualmente el partido de ultraderecha que más popularidad tiene entre sus votantes es Fidesz, en Hungría. La formación lleva la presidencia del Gobierno desde 2010. Su discurso se centra en el terror hacia los inmigrantes, que son un 5.24% sobre la población húngara y proceden casi únicamente de Rumanía, Ucrania y Serbia, principalmente.

El líder de Fidesz, Viktor Orbán, promueve políticas anti-romaníes, que son entre un 5% y 7% de la población. Una de sus medidas fue retirar dinero destinado a ayudas para niños de esta etnia dándoles, a cambio, “educación”. Se vio obligado a revocar la disposición.

Otra de las características del Gobierno de Orbán es la concentración del poder a gran escala. Esto significa que no subvenciona nada más que lo que sea afín a su partido de ultraderecha. Lo que implica una desaparición paulatina de los medios de comunicación públicos. Tan sólo han quedado aquellos medios que retransmiten la propaganda política de Fidesz.

Portada de la web de la TV húngara.

El terrorismo de la ultraderecha

Una de las consecuencias del auge de los partidos políticos ha sido el incremento del número de atentados de la derecha radical. En el informe del Índice de terrorismo global, el GTI por sus siglas en inglés, se calcula que los ataques que corresponden a terrorismo de extrema derecha se han incrementado en un 320% desde el año 2015.

La noche del 19 de febrero de 2020 un hombre realizó un atentado terrorista de extrema derecha en unos locales frecuentados por personas inmigrantes. Mató a nueve personas y dejó cuatro heridos. Después el terrorista regresó a su domicilio, asesinó a su madre y se suicidó. La policía encontró en este lugar una carta de 24 páginas que explicaba a través de razones racistas y conspirativas por qué había cometido el atentado.

El modus operandi seguido en este último ataque es idéntico al que en el informe del GTI califica como el patrón más habitual. Los terroristas de extrema derecha son “lobos solitarios”, no suelen pertenecer a un grupo y suelen dejar un manifiesto sobre sus motivos. A pesar de las sospechas de pertenencia a una célula terrorista, nada se ha esclarecido por el momento en ese sentido.

Existen muchas similitudes entre la carta que dejó el terrorista de Hanau y la del terrorista que mató a 51 personas y hirió a 49 en Christchurch, Nueva Zelanda, en 2019. También se inspiró en éste el autor del atentado contra la comunidad latina en El Paso, Texas, en el que asesinó a 22 personas.

En los últimos 50 años se contabilizan en 11 los ataques de este tipo de terrorismo, sobre todo tienen lugar en el oeste de Europa, América del Norte y Oceanía.

Sobre Estados Unidos, el informe destaca que 1 de cada 5 tiroteos masivos que han sucedido en el país han sido clasificados como terrorismo de extrema derecha. El GTI sugiere que esto puede deberse a la retórica agresiva de los políticos norteamericanos que aumenta el discurso de odio. Desde 2014 el FBI ha calculado un crecimiento del 23% de los crímenes de odio en EEUU. El GTI ha calculado que la tendencia terrorista europea es la misma que la de EEUU, que se ha disparado desde 2011.

Tendencia terrorista en EEUU y Europa

La crisis de los refugiados

En el año 2015 más de 900.000 refugiados llegaron a Europa, huyendo de la guerra, a través del mar Mediterráneo, es lo que se denomina la crisis de los refugiados. Los refugiados son personas que huyen de conflictos armados o de persecución. Según el derecho internacional no deben ser expulsados o devueltos a las situaciones en las que sus vidas y su libertad corrían y corren peligro. Cabe destacar la diferencia entre éstos y migrante. El primero se ve obligado a abandonar su hogar, mientras que el segundo lo hace en busca de una mejora de su condición de vida.

Desde 2015 los partidos de derechas y especialmente los de extrema derecha han utilizado a los refugiados en sus políticas. El 15 de septiembre de 2015 se construyó en Hungría una valla que cierra la frontera con Serbia, con el fin de impedir el paso a los refugiados que trataban de llegar a Hungría a través de esa ruta. Este hecho marca el principio del fin de las fronteras abiertas en la Unión Europea.

En su dialéctica, los ultraderechistas aseguran que las ONG que tratan de ayudar a los refugiados son “mafias de la inmigración ilegal” y que los propios refugiados e inmigrantes son delincuentes que buscan traer el caos, portadores de enfermedades, que llegan para quitar el trabajo a los ciudadanos residentes, acaparar las ayudas en seguridad social… Y, además, favorecer el “efecto llamada”, a pesar de que el Ministerio de Interior contabiliza que en 2019 llegaron el 50,5% menos inmigrantes a España respecto al año anterior.

Cada partido radical derechista defiende que su país ya ha dado cobijo a suficientes refugiados e inmigrantes, a pesar de que el 17 de diciembre de 2018 la Asamblea de la ONU aprobase un pacto mundial sobre los refugiados en el que se acuerda que cada país aliviará las presiones sobre las naciones que acogen refugiados.

El hecho es que el 80% de los refugiados están en países vecinos a los suyos, el principal país de origen es Siria en el que, debido a la guerra, un total de 6,7 millones de personas han tenido que abandonar sus hogares. Turquía es el país que más refugiados ha acogido, un total de 3.7 millones. El único país de la Unión Europea que está entre los cinco países que más ha acogido es Alemania, con 1.1 millones.  España ha protegido a 2895 personas y hay más de 100.000 solicitudes pendientes de trámite. Así, España se sitúa muy por debajo de la media europea, solicitando asilo a 1 de cada 20 personas. A principios de marzo cuando nuevos refugiados trataban de llegar por mar a la isla de Lesbos, grupos de ultraderechistas cargaron contra ellos, intentando impedirles el paso. En esta isla griega se encuentra el campo de refugiados de Moria, en el que 20.000 personas malviven, llegadas desde Turquía, con la falsa esperanza de que Grecia abrirá sus fronteras.

La crisis económica

Después de la caída de Lehman Brothers en 2008 comienza una crisis económica global. Los partidos de extrema derecha aprovecharon esta situación para cargar contra las formaciones tradicionales, que según ellos habían actuado de forma ineficaz y se ofrecieron para aportar una solución definitiva.  Así, los ciudadanos más descontentos con los partidos habituales buscaron un cambio, que encontraron en los discursos populistas y anti-elitistas en los programas electorales de los partidos que habían irrumpido en escena.

El populismo y el anti-elitismo son rasgos que comparten los nuevos partidos tanto del espectro ideológico de la izquierda como de derecha. En España, tanto Vox como Podemos son calificados como partidos populistas y anti-elitistas, ya que ambos buscan acabar con esa hegemonía política que se traduce en el bipartidismo. Desde 2015 ambos partidos han percibido un crecimiento en porcentaje de voto destacable.

En el caso de Vox, su principal medida económica es el centralismo: reducir gasto político, acabar con partidos que por su ideología sean “prescindibles”, eliminar cargos públicos o unificar ayuntamientos son algunas de sus medidas económicas básicas.

El movimiento feminista

El feminismo se ha convertido en una parte básica de la sociedad y, como tal, de la política. Los partidos políticos de todas las ideologías lo incluyen en sus discursos, tanto para mostrarse a favor, como en contra. La extrema derecha critica el feminismo aludiendo que promueve un “adoctrinamiento mediante la ideología de género” que para ellos lo único que hace es colocar en una posición de víctima a la mujer. Aquellos que se sienten amenazados por este movimiento han encontrado una razón para empezar a apoyar a este tipo de partidos.

Por otro lado, los partidos ultraderechistas han tratado de adoptar el discurso feminista situándose al lado de la protección de los derechos de la mujer, pero con una razonable desviación. Los partidos de extrema derecha como Vox, en España, o Fidesz, en Hungría, defienden que son los inmigrantes los que cometen los delitos sexuales contra las mujeres.

Espinosa de los Monteros (Vox) hacía unas polémicas declaraciones en un programa de Antena 3 en las que aseguraba que “un extranjero es tres veces más propenso a violar que un español”.  

Según el INE en 2018, año al que aludía con su cálculo el portavoz de Vox, hubo un total de 2342 condenas por delitos sexuales en España. De los cuales 0.013% fueron cometidos por varones de ciudadanía española entre 16 y 64 años. Los realizados por extranjeros fueron un 0.032%, lo cual, según el cálculo matemático de Espinosa de los Monteros, es tres veces más que los consumados por ciudadanos españoles.

Sin embargo, 213 delitos de agresión sexual fueron incurridos por ciudadanos con nacionalidad española y 173 lo fueron por ciudadanos extranjeros. No existe una fórmula matemática capaz de calcular la probabilidad de que un hombre sea más o menos propenso a realizar una violación, con independencia de su nacionalidad. Por tanto, no es correcto ponderar sobre el número total de españoles y extranjeros que sean varones y, además, que se encuentren entre los 16 y los 64 años, que sería el rango de edad estimado para cometer el delito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s